miércoles, 23 de septiembre de 2009

Trueques


¿Hace cuánto tiempo no me compro ropa sin tener que mirar la etiqueta del precio? Ayer me prometí tener un subidón de autoestima y comprarme unos pantalones "como la gente" porque no puedo estar siempre disfrazada de hippie "porqueloshippiesmurieronenlossensenta".
Entonces me puse el chip de prettywoman y poner y poner ropa en el canasto, entrar al vestidor probarme todo y combinarlo todo, morirme de calor ahi dentro, observarme en el espejo a ver si tengo mas o menos celulitis y salir de ahi porque me daba un soponcio.
El resultado era previsible, solo me quedé con dos pantalones "como la gente" y una camisa, porque una ráfaga de conciencia me azotó entre los pasillos y me dijo "no podes gastarte todo ese dinero en ropa". Y no habia ningún Richard Gere esperando en la caja para pagarlo todo.

Que asco. Pensé. Tener que decidir qué me compro este mes...un libro, o un pantalón como la gente? A muchos les parecerá un frívolo pensamiento, a mi me parece tremendo que todo se tenga que vender en esta vida. No hay trueque?
Te doy todo lo que soy a cambio de tus abrazos...
Te doy mis besos a cambio de tu tiempo...
Te doy mi tiempo a cambio de tu sonrisa...
"porqué tiene que importarte mi ropa rota
si al final quiero que me desvistas"

13 comentarios:

  1. Me hiciste agua con tus últimas frases.

    Pues sí. Volvamonos locos, locamente locos, extrañamente locos, apasionadamente locos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Verónika.
    Me ha dejado tocado tu post.
    Tienes toda la razón.
    Espero que pronto puedas permitirte los subidones que quieras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ay vocero! anda que a mi...

    toro, fui a la peluqueria y todo!!!! nada, solo un poco de mimos, no me vienen mal, de vez en cuando...

    ResponderEliminar
  4. Pues eso.
    Más mimos.
    Y a la tristeza bang, bang y bang.
    Si te sobran balas luego me pasas la pistola.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo no quiero tus balas ni tu pistola.
    Me matas con tan solo un mimo.

    ResponderEliminar
  6. No me parece un frívolo pensamiento. Lo entiendo y sé que causa un poco de dolor estar en esa situación. Lamentablemente, y casi siempre, el libro queda para el final porque hay otras cosas más urgentes. Y al fin y al cabo si lo más importante es el interior de las personas, deberias haber comprado un libro y no un pantalón, pero sin el pantalón, lamentablemente, tampoco se puede salir por la calle.

    Así es esta vida, donde todo está dado vuelta, los precios por las nubes y las personas teniendo que decidir si se compran un libro, un pantalón, comida o lo que alcance.

    Mis saludos desde Ángel Poético, y a no desanimarse.

    ResponderEliminar
  7. Eso es ser mujer... ^^

    Y las verdaderas mujeres piensan, en lo que esta por venir, y con la pena, tambien se piensa en la satisfaccion de aquel", que al fin y al cabo, cuando se compra ropa, se luce que no?

    Me a gustado muchisimo tu entrada!

    Gracias por visitar mi casa!

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Bravo,bravo,bravísimo!!!!

    Mil besos!

    ResponderEliminar
  9. Para consuelo (quizás pobre) pensar en aquellas que se lo pueden comprar todo pero no tienen a nadie que las desvista.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Vamos, despierta y pasa por casa que hay sorpresita para ti.

    Beso

    ResponderEliminar
  11. llegue aca por el camino del vocero y me gusto lo q lei, te sigo veronika.

    yo tengo topa jipi (aunquelosjipismurieronenlossesenta) y ropa "como la gente" pa cuando tengo q rendir, trabajar o ir a algun evento formal con mi flia.

    beso! mati. te invito a mi mundo

    ResponderEliminar
  12. Que vuelva el trueque!
    Los hippies murieron en los sesenta si, y los unicos hippies autenticos fueron los de los sesentas. Pero que bien se siente tener alma de hippie en este mundo tan carcomido por el capitalismo y la reduccion de cerebros.
    No creo en los neo hippies...
    Pero amo su y mi hippismo!

    Un beso con gotitas de agua!

    ResponderEliminar

Ahora tu...