miércoles, 16 de diciembre de 2009

Improvisaciones




No es que sea demasiado fina para tomar una copa de vino en una de champán, ni es que sea demasiado especial para que sea la única que tome vino antes de la cena.
Me apetecía.

Tenía ganas de tomarme con-migo esa copita, que por lo estrecha de su boca, hacía que beba lento y degustase el cuerpo del elixir rojo.

Todo era perfecto. Unos preparaban la cena improvisada, otros elegían música, otros hablaban, algunos fumaban, yo encendí unas velas y tambien un incienso. Tomé mi copa y bailé.

11 comentarios:

  1. las improvisaciones se degustan como auténticos y únicos descubrimientos...

    un beso, Verónika

    ResponderEliminar
  2. Lástima que algunso no sean proclives a las improvisaciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. claro que sí wapísima y qué sí te apetecía,
    que molona!
    besosss**

    ResponderEliminar
  4. Siempre es bueno romper con la etiqueta...

    ResponderEliminar
  5. ¡Pues claro que sí! Y si quiere reír también, adelante.


    miau
    en
    bici

    ResponderEliminar
  6. "Lo bueno, si breve, dos veces bueno"

    ResponderEliminar
  7. He pasado por tu espacio a echar un ratito de lectura. Me voy con una sonrisa en la boca. Aprovecho para desearte felices fiestas...


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Por culpa de Bukowski he llegado aquí.
    Gracias a Bukowski he conocido tu visión escrita. O tu versión.

    Genial cita.

    ResponderEliminar

Ahora tu...