lunes, 1 de marzo de 2010

Me rindo.


Sufrí una invasión.
Me divisaron a lo lejos
y yo creí esconderme.

A los cinco minutos del avistamiento...
tuve un choque frontal
que me dejó inútil.

Y casi sin pestañear acabó
con mi aliento.
Unos ojos me atravesaron
aquella noche
y se quedó tan dentro
que no logré resucitar.

13 comentarios:

  1. Veronica...niña enigmatica y miteriosa

    No se que sera de nosotros
    ...y sin embargo seguimos heridos por la fuga del instante.

    felicidades por ser, estar y seguir.
    respetuosamente.

    ResponderEliminar
  2. Veronica...niña enigmatica y misteriosa.

    vivimos en el instante preciso en que sabemos que algo sin hallarnos nos encuentra.

    respetuosamente.

    ResponderEliminar
  3. Habrá que buscar al criminal ese y detenerlo.
    Mira lo que te hizo.
    Ahora, que yo de ti le pedía una indemnización astronómica.
    Qué se ha pensado...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. faaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!


    geniaaaaaaaa!!!!!!

    besos*

    ResponderEliminar
  5. Rendirse al amor??? eso es bonito. Y dificil ;)

    Besos sencillos

    ResponderEliminar
  6. A veces rendires es la mejor manera de ganar una batalla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. fantastique Veronique!
    J'ai aimé.

    ResponderEliminar
  8. a veces más vale rendirse a tiempo...

    Bss

    ResponderEliminar
  9. Vaya vaya... no recuerdo haber leído poemas suyos niña... perdón por mi memoria fragil...
    Me ha maravillado con sus choques... me ha atravesado, al igual que esos ojos.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. No se rinda, no se rinda! luche siempre igual

    ResponderEliminar

Ahora tu...