martes, 14 de febrero de 2012

Secretos mal guardados

Es curioso el recuerdo, la memoria, la vueltas de la vida y mirá vos lo que son las cosas. Mientras pintaba las maderas de mi nueva y rejuvenecida casa, pensaba en nada. Subía y bajaba el pincel dejando solo las huellas de los pelos. De pronto no vi maderas delante de mi, vi un universo de espacios en blanco para escribir. Dejar mensajes. Para siempre.

Cuando era pequeña Carola tuvo el mismo descubrimiento. Fue debajo de su cama, mientras jugaba  a las escondidas. No vio mas alternativa que esconderse debajo de la cama y allí  habían listones de madera suficiente para dejar un testimonio de su vida, o tal vez de sus fantasías. Los diarios con llavecitas y hojas con flores nunca convencieron del todo a Carola. Cada siesta de aquel pubertoso verano se convirtió en el preludio de lo que luego fue el auténtico confesionario de los amores de Carola. " Hoy amé a Diego, pero él prefiere a Laura porque no es gorda y tiene los ojos verdes", "no soportaré que Mario se vaya sin darme otro beso con lengua" "hoy me hice cosquillas en la vagina y me entró la risa, mi prima dice que le enseñe", "no quiero jugar mas a los novios con Natalia porque siempre hago de hombre, ella dice que porque soy mas alta y yo le digo que es una tarada".

Un Lunes al llegar de clase su cama ya no estaba. Sus padres había decidido sorprenderla con un dormitorio nuevo.Mas acorde a su edad. Su cara no reflejó contentura. Sus ojos no se emocionaron.

Alguien se había llevado sus secretos para siempre.Y fue tal la vergüenza que sintió al  imaginar que ese alguien lo sabía todo que nunca mas dejó constancia de sus movimientos amorosos. Ni siquiera en los diarios, ni en las servilletas de los bares, ni en los listones recién barnizados de una casa nueva.

17 comentarios:

  1. Algunos dicen que la cama es como una especie de santuario y no sólo un mueble más, supongo que cada espacio guarda un recuerdo particular.

    Maravilloso lo suyo.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poeta la cama es uno de los mejores inventos que conozco ;) hasta para morir es el lugar perfecto... Pero definitivamente no creo que sea el mejor lugar para guardar secretos. :)

      qué hacemos con ellos? nu sé...


      besole.

      Eliminar
  2. Los diarios de Carola parecen hermosos. Te juro que conozco una así. Maldición eterna al delincuente que se los llevó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otra Carola? deberñia presentarmela asi le hago un par de preguntas :)
      ese delicuente se habrá recreado de lo lindo.

      besos

      Eliminar
  3. cómo la defraudaron. Menos mal que continuó dejando sus letras en alguna parte. O quizás haya un narrador omnisciente que viene a hablarnos de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff.... mucho.Su corazón palpitó tanto que se quedó sin color a los veinte segundos...

      Eliminar
  4. Hola, he encontrado tu blog y creo que puede interesarte este certamen de microrrelatos.
    Aquí te dejo las bases: http://www.ventadepisos.com/concursos/microrrelatos.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no me interesa Montse, gracias por el spam igual.

      Eliminar
  5. ¡¡¡VeK!!!

    Esos secretos nunca deberían dejar de serlos, es como si fueran nuestra segunda piel que nos hace de abrigo. Si nos la quitan nos quedamos en "bolas", desprotegidos de nuestra más valiosa intimidad.
    Comprendo a Carola ¿Creés que ella llegaría a comprenderme a mí?. Yo nunca me metí debajo de la cama para dejar grabados en los listones de madera mis secretos. ¡¡Soy tan bulgar!!.

    Cariños cariñosos para ti, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carola lo comprende todo, por eso está tan maravillada con este mundo. Tu eres parte de eso, tambien. besos

      Eliminar
  6. por éso yo pregunto: hasta cuándo puede sostenerse un secreto?

    vaya a saber dónde andan los secretos de carola púber...seguirán siendo secretos si nadie sabe que eran de carola...
    por las dudas, seguí pintando.

    beso*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer me encontré detrás de un trozo de pared vieja, un Ta te ti. Seguramente hubo un ganador y un perdedor, y ahi estaba la prueba. te iré contando sobre mis descubrimientos.:)
      me llego a encontrar unos huesos y me cago. jajaja
      besos maestra*

      Eliminar
  7. Coincido un poco con Rayuela. No ha diarios posibles para guardar nuestros secretos. Me viene a la cabeza una frase de Alejandro Dolina que decía que, al fin y al cabo, cuando uno escribe en un diario, es para que alguien lo lea....

    En cuanto a Carola, que se quede tranquilo: nadie más que uno mismo sabe todo de sí.

    Beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con los 3, con ud, con Rayuelita y con Dolina, el mundo secreteril existe para alimentar el morbo, para creerse unico, para manipular, para amenzar, en fin.... los secretos se guardan para no hacer daño, en definitiva.

      besitos

      Eliminar
  8. Nunca ha habido un ser humano que con 10 años no haya pasado antes ningún catarro! Es curioso, pero la paradoja es que si no, ya estaría muerto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted nunca morirá, es eterno. Acaso no lo sabía. Yo me alegro tanto, tanto, que mas tarde o temprano vuelva a visitarme.

      besos

      Eliminar
  9. Sin duda Carola tiene muchas cosas que contar...ojalá que existan muchas más maderas con sus historias.

    Me hipnotizó.

    ResponderEliminar

Ahora tu...