jueves, 4 de agosto de 2011

La casa 195

No estaba segura de tomarme unas vacaciones. Parecían obligadas no merecidas, no esperadas ni planificadas, sin embargo me tenia que ir.
Tener que irte a veces significa escapar, otras veces molestar y otras tantas, pensar.
La Casa 195 era muy vieja tenia los portales rotos y grises, una escalera ancha y hueca que conducía a la entrada principal del hotel.
En vez de recibirme una vieja gorda y fea me esperaban dos seres diminutos, delgados y enigmáticos. La recepción consistía en un salón con carteles y fotos y un pequeño mostrador o escritorio improvisado con algunos papeles.El corredor sin embargo tenia vida propia. Unos gatos dibujados en las paredes, arboles y manzanas eran la parte mas activa de la gran casona gris.La primera noche transcurrió sin mas, excepto por el eterno y constante ruido de un motor que me obligó a "insomniar" mi último cigarrillo pensando en lo tanto que me cuesta el amor y amanecer mas tarde de lo habitual.

...continuará..

12 comentarios:

  1. Buen comienzo, pinta bueno. Esperaremos la continuación, entonces...

    Beso grande

    ResponderEliminar
  2. Es como un sueño, dificil hilo para continuar.

    ResponderEliminar
  3. Por lo que fuere alejarse del día a día, nos devuelve cambiados.
    Imagino que a pesar del motor que destruye cualquier pintoresca imagen del momento, se sucedieron más situaciones dignas de perpetuar. Debería leer "Dejen todo en mis manos" de Levrero.

    ResponderEliminar
  4. Qué bello es fisionimizar el alba, y qué jodido!!

    ResponderEliminar
  5. En esta vida hay que trabajar, para el amor, para levantarse tarde o a deshoras, para comprar cigarrillos, para escuchar ruidos tenebrosos...y no hay paro ni jubilación para eso. Besos, quedamos a la espera.

    ResponderEliminar
  6. yo no estaba segura de tomarme unas vacaciones.pero me tenía que ir, y me fui. a un lugar en que ya no había corredores, ni gatos dibujados o reales.
    no insomnié...para no pensar...

    espero*

    ResponderEliminar
  7. Y yo siempre intentando escapar...

    Todo me intriga. Quiero leer la continuación. *

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  8. Muchas veces las apariencias engañan..pero si hay ruidos noctambulos, pues no me mola, y pensar en el amor tampoco.


    relajate y disfruta.

    ResponderEliminar
  9. Las casas que visitamos, cuanto más viejas, más historias para contarnos poseen.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  10. Cigarillos de Morfeo.
    Insomniar de amor.

    ResponderEliminar

Ahora tu...